Ortodoncia

FINALIDAD

– La recolocación dentaria.

– En algunos casos, influir sobre el desarrollo de los maxilares ( ortopedia dentofacial ) para conseguir en el paciente una mejoría de la función y, en lo posible, de la estética.

– A veces, un alineamiento de los dientes para facilitar la colocación de una prótesis o la higiene dental.

– En ocasiones persigue un propósito estético.

OBJETIVOS

– Nivelar los dientes

– Optimizar su recíproca intercuspidación

– Evitar disarmonías oclusales funcionales

– Durante el periodo de crecimiento facial, modelar el desarrollo de los maxilares.

– Mejorar la estética hasta donde los procedimientos ortopédicos u ortodóncicos lo permitan (a veces se requiere, además, cirugía ortognática y/o cirugía estética ).

 

NATURALEZA DEL TRATAMIENTO

– La más habitual es la ortodoncia fija (también con distintas submodalidades).

– Se puede emplear, para casos concretos, ortodoncia removible : placas móviles activas, aparatos ortopédicos bucofaciales, dispositivos flexibles, etc.

– En muchas ocasiones hay que combinar varios de estos tratamientos.

Previamente a decidir el plan de tratamiento el paciente deberá someterse a una serie de pruebas previas entre las que se incluyen varias radiografías, y puede ser necesario repetirlas a lo largo del tratamiento.

El plan de tratamiento y su duración varía notablemente de un caso a otro. Además, puesto que el tratamiento trascurre durante un tiempo largo y en ese periodo puede ocurrir que una variación imprevisible del crecimiento óseo facial o alguna modificación en la erupción dentaria, en ocasiones puede ser necesario cambiar el plan de tratamiento . Esto puede suponer su mayor duración o incluso requerir en ocasiones la extracción de dientes definitivos para conseguir más espacio o de dientes temporales para controlar la erupción dentaria.

 

¿CÓMO SE SI SE PRECISA UN TRATAMIENTO DE ORTODONCIA?

Sólo su dentista u ortodoncista pueden determinar si usted necesita un tratamiento de ortodoncia, basándose en elementos de diagnóstico tales como historia clínica y odontológica completa, examen clínico, modelos en yeso de sus dientes, radiografías y fotografías. De acuerdo con el diagnóstico realizado, su ortodoncista o dentista decidirá si usted necesita un tratamiento de ortodoncia y desarrollará un plan de tratamiento adecuado a sus necesidades.

Si usted tiene alguna de las siguientes afecciones, es probable que necesite un tratamiento ortodóntico:

 

SOBREMORDIDA: Las coronas de los dientes anteriores superiores cubren casi por completo las coronas de los dientes inferiores.

SUBMORDIDA: El paciente presenta un aspecto de «bulldog, los dientes inferiores se extienden excesivamente hacia delante o bien los superiores se posicionan muy hacia atrás.

MORDIDA CRUZADA: Se presenta cuando al morder normalmente, los dientes superiores no caen levemente por delante de los inferiores anteriores o ligeramente por fuera de los dientes inferiores posteriores.

MORDIDA ABIERTA: Espacio que se produce entre las superficies de mordida de los dientes anteriores algún lado cuando el resto están cerrados.

LÍNEA MEDIA DESPLAZADA: Se produce cuando la línea imaginaria que divide en el centro a los dientes anteriores superiores no se alinea con la de los dientes inferiores.

ESPACIAMIENTO: Separaciones o espacios entre los dientes como resultado de piezas ausentes o dientes que no ocupan todo el espacio.

APIÑAMIENTO: Cuando los dientes son demasiado grandes para ser acomodados en el espacio que ofrecen los maxilares.

 

¿CÓMO TRABAJA EL TRATAMIENTO ORTODÓNCICO?

Se utilizan diversos tipos de aparatos, fijos y removibles, para mover los dientes, volver a entrenar los músculos y modificar el crecimiento de las mandíbulas. Estos aparatos trabajan aplicando una presión suave sobre los dientes y los huesos. La severidad del problema determinará cuál será el enfoque ortodóncico más eficaz.

 

Los APARATOS FIJOS incluyen:

ORTODONCIA FIJA: Los aparatos fijos más comunes, consisten en un sistema de bandas, alambres y brackets. Las bandas se fijan alrededor de los dientes, o el diente, y se usa como anclaje del aparato, los brackets se cementan en el frente del diente. Los alambres del arco se pasan a través de los brackets y se atan en las bandas. Al ajustar los alambres se ejerce presión sobre los dientes y se los mueve gradualmente a la posición correcta. La ortodoncia se ajusta periódicamente a fin de lograr los resultados deseados, éstos pueden llevar meses o un par de años. Los aparatos usados en la actualidad son más pequeñas, livianos y con menor cantidad de metal que en el pasado. en colores brillantes para los niños o en modelos transparentes para los adultos.

APARATOS FIJOS ESPECIALES: Se utilizan para controlar las consecuencias del mal hábito de succión del pulgar o del empuje de la lengua contra los dientes. Esos aparatos se sujetan a los dientes mediante las bandas. Como son muy incómodos durante las comidas, se recomienda su uso sólo como último recurso.

RETENEDORES DE ESPACIO FIJOS: Si un niño pierde un diente prematuramente, se utiliza un mantenedor para mantener el espacio abierto hasta que erupcione el diente permanente. Se coloca una banda en el diente contiguo al espacio vacío y se extiende un alambre desde el diente hasta el otro extremo del espacio.

 

Los APARATOS REMOVIBLES incluyen:

ALINEADORES. TÉCNICA INVISALING: Constituyen una alternativa a la ortodoncia tradicional para adultos, un número creciente de ortodoncistas utilizan alineadores en serie para mover los dientes del mismo modo que trabajan los fijos, pero sin alambres metálicos ni brackets. Son virtualmente invisibles y deben ser retirados para comer, cepillarse y limpiarse con hilo dental.

MANTENEDORES DE ESPACIO REMOVIBLES: Cumplen la misma función que los fijos. Se confeccionan con una base acrílica que se adapta al hueso, tiene ramas de plástico y alambre que se extienden entre dientes específicos para mantener el espacio entre los mismos.

APARATOS DE REPOSICIONAMIENTO DE LA MANDÍBULA: Denominados entablillados, se colocan sobre los maxilares superior e inferior y entrenan a la mandíbula a cerrarse en una posición más favorable. Se pueden utilizar para corregir los trastornos de la articulación temporo mandibular (ATM).

SEPARADORES DE LABIOS Y MEJILLAS: Están diseñados para mantener los labios y mejillas separados de los dientes. Los labios y los músculos de las mejillas ejercen presión sobre los dientes y estos aparatos ayudan a aliviarla.

EXPANSOR DEL PALADAR: Se utiliza para ampliar el arco del maxilar superior. Es una placa de plástico que se adapta al techo de la boca. Al aplicar, mediante tornillos, una presión externa sobre esa placa se fuerza la unión de los huesos del paladar para que se abra longitudinalmente ensanchando el área del paladar.

RETENEDORES REMOVIBLES: Se usan en el techo de la boca, evitan el corrimiento de los dientes a las posiciones originales. También, se los puede modificar y utilizar para evitar el mal hábito de la succión del pulgar.

 

LIMITACIONES

El alcance de la ortodoncia no es ilimitado.

Así, los aparatos ortodóncicos removibles no permiten trasladar los dientes dentro de la arcada óseas, sino sólo inclinarlos. Para trasladarlos hace falta la ortodoncia fija , mediantes una serie de pasos sucesivos, y en todo caso no suele conseguirse donde se hayan realizado extracciones antiguas y las corticales óseas se hayan fusionado .

Debido a la gran cantidad de factores «poco controlables» que actúan sobre el tratamiento ortodóncico, existe la posibilidad de que el resultado no alcance las expectativas estéticas del paciente. Por ello debería exponerle al dentista, antes de realizar el tratamiento, cuáles son sus expectativas estéticas , a fin de aclarar cuáles son factibles y cuáles no .

Una vez finalizado el tratamiento activo, podrían producirse pequeñas modificaciones en el resultado esperado, o una pequeña recidiva del defecto inicial, debido a factores de desarrollo de los huesos maxilares o de la erupción dentaria. Esta posibilidad es difícilmente previsible pero será menos probable que suceda si se utiliza la aparatología de mantenimiento recomendada y se visite regularmente al profesional.