Estética Dental

La boca, además de ser la puerta de entrada a nuestra salud, es nuestra tarjeta de presentación ante los demás. Una sonrisa bonita genera una confianza en nosotros mismos que nos ayuda a conseguir nuestros objetivos.

Mírese en un espejo, recuerde alguna anécdota graciosa y a menos que haya algo en su aspecto que le preocupe y le impida sonreír con naturalidad aparecerá su sonrisa.

Vamos a analizarla y a percibir cómo la ven los demás:

-¿Se ve algún diente faltante?
-¿Hay espacios entre sus dientes que le desagraden?
-¿Están sus dientes torcidos o montados?
-¿Algunos de tus dientes son demasiado grandes o pequeños?
-¿Coincide la línea media de tus dientes con la de tu cara?
-¿Alguno de tus dientes está oscuro o manchado?
-¿Tienes algún empaste o corona que no coincida con el color de tus otros dientes?
-¿Enseñas demasiado la encía superior al sonreír?
-¿Está tu encía retraída o irregular?
-¿Es alguno de tus dientes demasiado puntiagudo o demasiado plano?

Si has contestado sí a alguna de estas preguntas es posible que seas candidato a nuestros tratamientos de odontología estética: Blanqueamientos, carillas, coronas, etc.

 

Carillas

Para realizar carillas estéticas, el dentista utiliza resinas composites o revestimientos de porcelana y composites para cubrir la superficie de los dientes manchados y lograr un buen aspecto en dientes rotos o deformados. Existen dos técnicas básicas de cementación:
Carillas de composite

Primero, el dentista desgasta levemente la parte anterior del diente para evitar que el «nuevo» diente sea demasiado abultado. Luego, traza ranuras microscópicas en la superficie del diente con un ácido suave. A continuación, le aplica al diente una resina composite del color de los dientes adyacentes, la modela, la endurece con una luz y, finalmente, la alisa y la pule.

 

Carillas de porcelana

El dentista fabrica una carilla del color y la forma de su diente en porcelana. Las carillas de porcelana suelen ser más fuertes, mientras que los composites son más económicos. Para realizar carillas de porcelana. El dentista, después de haber reducido el frente del diente, toma una impresión del mismo y la envía al laboratorio dental para su confección. En cualquiera de los casos, el diente debe prepararse para la cementación. Por esta razón, se raspa el frente del mismo con una solución suave de grabado y luego se adhiere el revestimiento al diente con un cemento dental.

Si bien es más costoso, un revestimiento de porcelana ofrece mejor coincidencia de color con los dientes adyacentes, y suele durar entre cinco y diez años.

 

Blanqueamiento Dental

Algunas personas nacen con dientes más amarillos. Otras, tienen dientes que cambian su coloración, poniéndose amarillos con la edad. Existen diversos factores que afectan el color natural de sus dientes. Las manchas superficiales (llamadas manchas extrínsecas por los dentistas) y la decoloración pueden ser causadas por:

-El tabaco
-El consumo de café, té o vino tinto
-El consumo de alimentos con alto contenido de pigmentos, como las cerezas y las moras
-La acumulación de depósitos de sarro, que se forman cuando la placa se endurece

Las manchas internas (llamadas manchas intrínsecas por los dentistas) pueden atribuirse a:

-El tratamiento con el antibiótico tetraciclina durante el período de formación de los dientes
-El proceso mediante el cual los dientes se tornan amarillentos o grisáceos como parte del envejecimiento
-Un traumatismo que provoque la muerte del nervio dental, dándole al diente una coloración marrón, gris o negra
-El consumo de flúor en exceso durante la formación de los dientes (desde el nacimiento hasta los seis años). Esto da a los dientes un aspecto moteado llamado fluorosis.

En nuestra Clínica, llevamos a cabo blanqueamientos dentales, con una técnica cómoda y económica. Pregúntenos y le informaremos.