Embarazo e higiene oral

La salud bucodental durante el embarazo
La prevención en el embarazo La prevención es fundamental para evitar enfermedades orales durante el embarazo Los cambios que sufre el cuerpo femenino durante el embarazo pueden afectar también a la salud dental de la mujer, haciendo daño tanto a los dientes como a las encías. Pero, al contrario de lo que dicen algunas creencias populares, las alteraciones sufridas en la boca durante el periodo de gestación no suelen ser tan graves como para llegar a la pérdida de piezas dentales. ES MUY IMPORTANTE QUE LA MADRE SE CUIDE ya que durante los meses de embarazo se crean las estructuras necesarias tanto para la futura dentición de leche como para la definitiva. Es muy importante para la madre seguir una alimentación que le proporcione un adecuado aporte de vitaminas y sales minerales, sobre todo de calcio. Los dientes comienzan su formación en el embrión en torno al día 40 después de que se produzca la concepción. Los futuros dientes de leche del niño se completan en alrededor del quinto mes de vida intrauterina.

¿A QUE SE DEBEN LAS DISFUNCIONES BUCALES PROPIAS DEL EMBARAZO?
Los especialistas atribuyen estas alteraciones a los cambios hormonales que sufre la mujer durante la gestación, razón que explica la mejoría que tienen la mayoría de los casos una vez pasado el embarazo.

 

¿CUÁLES SON LAS ENFERMEDADES MÁS HABITUALES?
La caries y la enfermedad periodontal son las que más se manifiestan durante el periodo de gestación. Concretamente, dentro de las enfermedades periodontales, se produce de forma significativa la gingivitis que afecta al 30% de las embarazadas y se caracteriza por la inflamación, el enrojecimiento y el sangrado de las encías. El aumento de las caries en el embarazo no obedece a causas hormonales, sino a los cambios de dieta. Hasta un 70% de las embarazadas padece alguna forma de enfermedad gingival o dental. Presta atención a estas señales de alarma:

  • Tienes las encías sensibles, hinchadas o enrojecidas.
  • Te sangran al cepillarte los dientes o al hacer la limpieza interdental.
  • No puedes eliminar el mal aliento o el mal sabor de boca.

 

 

¿CÓMO PUEDEN EVITARSE LOS PROBLEMAS BUCALES DURANTE EL EMBARAZO? La visita al dentista desde el principio del embarazo y una completa y cuidada higiene dental pueden evitar la mayoría de las disfunciones orales que se producen durante el periodo de gestación. Estas enfermedades tienen muchas menos posibilidades de desarrollarse en una boca sana que ha tenido siempre una buena higiene.Para evitar problemas que ciertos tratamientos pudieran acarrear para el feto, es recomendable la visita previa al embarazo para afrontar la gestación con la boca sana. La prevención es, por tanto, esencial en el embarazo. ¿QUÉ ANALGÉSICOS Y ANTIBIÓTICOS PUEDE TOMAR UNA MUJER EMBARAZADA? Una paciente embarazada debe tomar medicación cuando sea estrictamente necesario y bajo prescripción médica. Se desaconseja la automedicación. Hay que tener en cuenta que durante el primer trimestre del embarazo es cuando existe un mayor riesgo teratogénico, es decir de producirse malformaciones en el feto. Se aconseja el uso de penicilina y derivados (amoxicilina) así como de la eritromicina y la azitromicina, en pacientes alérgicas a las penicilinas, por su alta seguridad. Siempre la prescripción debe llevarse a cabo y bajo un estricto control médico. Con respecto a los analgésicos, se puede emplear con seguridad el paracetamol durante todo el embarazo y el ibuprofeno o el flurbiprofeno en los dos primeros trimestres. La aspirina debe ser evitada sobre todo en el 2º y 3º trimestre del embarazo ya que puede ocasionar pequeñas malformaciones cardiacas fetales que pueden tener trascendencia en el momento. ¿ES PERJUDICIAL LA ANESTESIA DENTAL EN LA PACIENTE EMBARAZADA? La paciente embarazada puede ser anestesiada en el gabinete odontológico para procederse a manipulaciones dentales. En cuanto a los anestésicos locales, se pueden emplear los de uso habitual, aunque se recomienda el uso de mepivacaina sin vasoconstrictor, aunque si fuera necesario podría utilizarse articaína o lidocaína con adrenalina. Como norma general debe evitarse la anestesia general, que no aporta mayor seguridad en el tratamiento odontológico y en caso de extrema necesidad se puede usar la sedación con óxido nitroso al 50% aunque está totalmente contraindicado en el 1º trimestre de gestación por el riesgo de teratogenicidad.